El máximo engaño : Daniel Coronell

Por Daniel Coronell

OPINIÓN. Si se creyera la tesis del perito mercenario, una casualidad cósmica habría producido “la contaminación con pólvora”.

Daniel Coronell

Daniel Coronell – Etica Periodistica

La familia del magistrado auxiliar Carlos Horacio Urán lleva 28 años soportando engaños. Los engañaron cuando vieron por primera vez una imagen de televisión que muestra a su esposo y padre saliendo vivo del Palacio de Justicia. Ese 7 de noviembre de 1985 Ana María Bidegaín y sus hijas sintieron que la esperanza renacía, pero las autoridades de la época les ocultaron el video real. Les mostraron otra grabación para convencerlas de que no habían visto lo que realmente vieron.

También fue evidente que después de la toma criminal del Palacio de Justicia por parte del M-19, alguien confundió al doctor Urán con un guerrillero. Una amiga de la familia encontró el cadáver en una sala de la morgue reservada para los asaltantes. La doctora Luz Helena Sánchez le contó a la justicia que cuando le pidió al entonces director de Medicina Legal, Egon Lichtemberger que la llevara a esa sala “muy nervioso me advirtio´ que debi´a tener mucho cuidado, que el cuarto donde yo iba a ir estaba clasificado como el cuarto de los guerrilleros”.

Y en el “cuarto de los guerrilleros” estaban los cadáveres de algunos de los asaltantes, como el cabecilla Andrés Almarales, pero también estaban los cuerpos de los magistrados Fanny González, integrante de la sala laboral de la Corte Suprema; Manuel Gaona, de la sala constitucional y Carlos Horacio Urán, auxiliar del Consejo de Estado. Hay un indico más: los únicos -no guerrilleros- que fueron sometidos a exámen de necrodactilia fueron Fanny González y Carlos Urán.

El estudio forense de la época probó que Urán murió por un tiro de calibre 9 milímetros hecho por una pistola o una subametralladora. (Ver pistola-subametralladora) La autopsia determinó que el disparo fue hecho a corta distancia, a quemarropa, porque había tatuaje de pólvora en el orificio de entrada. Es decir fue un tiro de gracia.

Urán además tenía fracturado el fémur izquierdo y presentaba numerosas lesiones, algunas de las cuales pueden ser señales de torturas.

El cuerpo fue entregado desnudo sin embargo, unos días después, el DAS llamó a la viuda para darle el anillo de matrimonio y un llavero que habían encontrado en las ruinas. Casi tres décadas después, Ana María sigue preguntando cómo supieron que esas cosas pertenecían a su esposo. El llavero era de una universidad americana y la sortija no tenía nombre, solo una inscripción que rezaba “Un solo Señor, una sola esperanza”.

Pasaron 21 años, y en mayo de 2007, la fiscalía allanó las bóvedas del  B-2, el departamento de inteligencia de la Brigada 13 de Bogotá. Entre las cosas que encontraron estaba la billetera de Urán con su cédula, su credencial del Consejo de Estado, una tarjeta de crédito y una foto de su esposa.

Ese mismo año, un equipo de investigación de Noticias Uno –que dirigí- encontró videos de tres cámaras que muestran a Carlos Horacio Urán saliendo vivo, aunque herido, del Palacio de Justicia.

Familiares, sobrevivientes del Palacio, amigos y conocidos de Urán lo reconocieron en esos videos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: