Y de preguntar. – María Isabel Rueda

Maria Isabel Rueda

Maria Isabel Rueda

María Isabel Rueda

OPINIÓN .

No es buena la explicación de por qué el presidente Pastrana ha guardado esa carta 13 años. Pero tampoco me convence la de por qué los Rodríguez Orejuela jamás rompieron, salvo por esta carta, su silencio.

El libro Memorias olvidadas, de Andrés Pastrana, no es un refrito. Revela nuevos detalles e incrementa el dramatismo de la historia central, pero se da licencia para apuntes de humor e ironía, como cuando Andrés, secuestrado y esposado en el baúl del Renault 18, se pegaba en la cabeza por todos los huecos callejeros en los que caía el carro y se propuso que, si sobrevivía y llegaba a ser alcalde, lo primero que haría sería arreglar los huecos. Hoy a la capital de Petro se la llama ‘Huecotá’.

Pero al tiempo que ata cabos, el expresidente Pastrana deja abiertas muchas preguntas que respetuosamente le voy a hacer a continuación.

Cuenta en su libro que lleva 13 años en poder de una carta de los Rodríguez Orejuela, Gilberto y Miguel, en la que los jefes del cartel de Cali revelan desde su cárcel en EE. UU. que “el dinero para la campaña presidencial de Samper no fue a sus espaldas (…). Solo lo hicimos con el deseo de que un gobierno liberal, en cabeza de Ernesto Samper y Horacio Serpa, llevara al país a mejores rumbos (…). Hemos guardado este prudente silencio frente a todas estas situaciones incluyendo el brindis con champaña del doctor Samper y su señora el día de nuestra captura, (…) y muchos otros actos innecesarios que poco a poco nos van relevando de la obligación de contribuir con este silencio al desarme de los espíritus”.

No es buena la explicación de por qué el presidente Pastrana ha guardado esa carta 13 años. Pero tampoco me convence la de por qué los Rodríguez Orejuela jamás rompieron, salvo por esta carta, su silencio.

Apenas en el 2000 resuelven escribirle en secreto a Andrés Pastrana, a través del médico Santiago Rojas, para confirmar la financiación ilegal de la campaña samperista. ¿Por qué Andrés Pastrana mantuvo inédita esa carta todos estos años, nada menos que la prueba reina de la cual el país estuvo pendiente durante los cuatro años del gobierno Samper?

¿Qué sigue después de su publicación? ¿La Fiscalía va a abrir una investigación? ¿O los magistrados que integran la Sala Penal de la Corte, ahora sí con razón, se van a desplazar todos en patota en un viaje hasta los EE. UU. para interrogar personalmente a los Rodríguez Orejuela y reabrir la investigación y el juicio?

¿Por qué si el entonces ministro de Defensa, Rafael Pardo, supuestamente le propuso al presidente Pastrana un vergonzoso pacto de silencio, Pastrana luego nombra a Pardo coordinador de la Gran Alianza por el Cambio? ¿Es suficiente la explicación de que Pardo le fue impuesto a Pastrana por el fiscal Valdivieso?

Anecdóticamente recuerdo que el primer funcionario que descalificó los narcocasetes con el argumento de que estaban editados y no eran auténticos fue el entonces Procurador, Carlos Gustavo Arrieta.

No sé si como premio, Samper lo envió entonces de embajador ante La Haya. Cuando el escándalo del 8.000 ya era imparable, el embajador Arrieta renunció, y cuando el gobierno Samper le aceptó de manera inmediata su renuncia, él pidió ampliación del plazo para no cometer la descortesía de irse sin despedirse de la reina Beatriz de Holanda, preocupadísima con la ida de Arrieta. Suspicaces concluyeron que era el tiempo que necesitaba para tramitar la importación de su carro diplomático.

Esta es la persona, el doctor Carlos Gustavo Arrieta, que el Gobierno ha nombrado nada menos que agente para manejar la delicadísima situación diplomática que atravesamos con Nicaragua.

¿Alcanzarán para ello los conocimientos que el doctor Arrieta adquirió durante su breve estancia como embajador en La Haya?

De Arrieta no espero respuesta. Pero del expresidente Pastrana sí. ¿Por qué tuvo guardada 13 años la famosa prueba reina?

Cuando el río suena… Según el libro del tesorero de la campaña, Santiago Medina, el primer renglón de la lista liberal al Congreso, Horacio Serpa, “es Maquiavelo, maneja los políticos, la plata, los puestos y las cosas”.

María Isabel Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: