La oreja que nos escucha

Maria Isabel Rueda

Maria Isabel Rueda

Al igual que en el grave episodio de los ‘falsos positivos’ que gravitan como alma en pena, encadenados a la impunidad terrenal, los nuevos escándalos acaban de costarle nuevamente la cabeza a la cúpula militar. Y la situación para nuestro Ejército, una de las instituciones más queridas del país, es incómoda.

Tampoco aquí hubo mayor explicación sobre las razones por las cuales el Presidente y su Ministro de Defensa llamaron a varios generales a calificar servicios. Con base en dos informes de la revista Semana, la decisión fue motivada por unas grabaciones que revelan corrupción administrativa. O por lo menos eso parecía a comienzos de semana. Porque el viernes había una bomba mayor: los fuertes rumores de que tras la fachada de inteligencia militar en un restaurante de la ciudad, supuestamente legal, alguien interceptaba, y no se sabe hace cuánto, correos y chats del propio presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Desde que se hizo público que el presidente Obama espiaba hasta a la presidenta alemana, Ángela Merkel, en el resto del mundo podíamos darnos por vencidos. Hace mucho tiempo se da por seguro que las conversaciones telefónicas en Colombia las oye una cantidad de gente. Es vox pópuli que los servicios de ‘chuzadas’ hasta de correos, se consiguen a módicos precios y que son bastante efectivos. A pesar de ello, prácticamente todos terminamos resignados a contar nuestros secretos a voces, la mayoría de una gran intrascendencia, dependiendo de en manos de quién caigan. Pero hay que escoger. O uno se descara y dice lo que le provoca, entregándole en bandeja toda la información al espía, o renuncia al uso del celular y a los correos electrónicos y chats y, como las Farc, se pasa al servicio de estafeta. Personalmente escojo la primera opción, porque la segunda me parece inviable, pero sobre todo motivada por una reflexión: ¿A quién le van a interesar nuestras penas de amor? ¿Nuestras rajadas sobre los ministros? ¿Nuestras afugias bancarias? ¿Los chismes de nuestras amigas? ¿Nuestras salidas de tono en confianza?

Y ahí íbamos, hasta cuando la noticia en Colombia es que el Ejército ‘chuza’ al propio Presidente de la República. A partir de lo cual no hay sino una cosa que decir: estamos perdidos. Se acabó la vida privada en Colombia, del Presidente para abajo.

Pero de aquí no sale bien librado nadie. Ni el ‘chuzado’ presidente Santos, quien completa 15 días sin saber qué decir sobre lo que ocurría detrás de la fachada de inteligencia militar del restaurante. Dijo que era legal, pero si por dentro se le metían a sus correos, se agota el calificativo.

Tampoco el Fiscal General de la Nación, si resulta cierto, como afirma el noticiero de la Cámara de Representantes, que fue él quien filtró sus propias grabaciones a la revista Semana, además de ser el responsable del allanamiento del restaurante, cuya información incautada apenas comienza su respectivo proceso de filtración con cuentagotas a los medios. Lo del Presidente es la entrega inicial.

Tampoco quedan bien los generales, que han defendido con razón sus labores de inteligencia. Pero es que siempre hay un trecho entre ‘chuzar’ a las Farc para saber qué atentados planean, y al presidente Santos, para conocer algo tan banal y personal como cuánto está dispuesto a pagar por un cuadro de Botero…

Y tampoco sale bien librado el Ministro de Defensa, hombre de toda la confianza del Presidente y, hasta donde sabíamos, también de los generales. Apoyo a este ministro. ¿Pero cuánto de lo que pasa allá adentro controla, o cuánto ignora y, por consiguiente, se sale de sus manos?

Al paso que vamos, no hay más remedio que resignarnos a creer que, incluso cuando dormimos, hay una oreja que nos escucha y unos ojos que nos leen.

Entre tanto… Propongo que le hagamos un monumento bogotano a la máquina tapahuecos que contrató el alcalde Petro.

María Isabel Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: