Mister White

Maria Isabel Rueda

Maria Isabel Rueda

En las más de 1.200 encuestas con cubrimiento nacional hechas por la respetabilísima firma encuestadora Ipsos Napoleón Franco y Cía. entre 1998 y el 2014, la cifra más alta que ha marcado la intención del voto en blanco fue en mayo del 2002, durante la primera elección de Uribe, que llegó al 9 por ciento. La más baja fue en mayo de 1999, en las elecciones de Andrés Pastrana, cuando marcó 4 por ciento. Muy bajita también fue la de mayo del 2010, en la primera elección de Santos, que fue del 5 por ciento. Eso significa que históricamente el voto en blanco no ha sido una tendencia importante en Colombia, ni ha cambiado nada.
¿Qué explicación tiene entonces que cuatro años después este ‘Mister White’, como algunos apodan al voto en blanco, se haya envalentonado de tal manera que esté marcando la nunca vista cifra de 25 por ciento?
Mi teoría es que ‘Mister White’, más que una posición de protesta política seria, con vocación a consolidarse, es la radiografía de un hombre despistado. Alguien a quien cuando se le pregunta qué va a hacer el día de las elecciones no sabe. Pero eso lo llena de socialbacanería.
Por eso, el voto en blanco se parece más a una moda efímera, que crece por oleadas en una determinada coyuntura –como lo fue la ola verde–, pero que difícilmente, por su propia esencia, resiste su gradual y natural disolución. La abstención (de esa sí estoy segura de que habrá mucha en estas elecciones tan desangeladas) sale gratis, porque el abstencionista no necesita ni levantarse de la cama. El voto en blanco, en cambio, tiene un costo. El ciudadano que decide votar así tiene que levantarse, bañarse, conseguir el bus, el carro, el taxi o la bici que lo lleve a su lugar de votación; es decir, se toma exactamente los mismos trabajos que el ciudadano que vota por un candidato de carne y hueso.
Aunque el voto en blanco podría llegar por mucho a la mitad de lo que le auguran las encuestas, no creo que se convierta en un fenómeno electoral. Muchos terminarán definiéndose a boca de urna por algún candidato o les podrá, como dicen en la Costa, coger la “flojera” y preferirán la abstención. Pero francamente no creo que ‘Mister White’ se convierta en un movimiento político cuyo único mérito sea desplazarse hasta el sitio de votación a hacer algo tan inútil como poner una X sobre una casilla blanca.
‘Mister White’, en definitiva, es un hombre que cree que en su país absolutamente nadie es apto para gobernar. Ni los peores, en lo que tiene razón, pero tampoco los mejores. ‘Mister White’ se da el lujo de vivir en un país cuyo gobierno no ayudó a elegir, pero, eso sí, que le respeten sus derechos, que funcione la justicia, que la Policía sea efectiva, que no haya más guerra, que esto se llene de carreteras y de parcelas cultivadas en paz. Y la culpa de que eso se demore en lograr en Colombia jamás será suya, sino de quienes escogen el riesgo de votar en las elecciones por alguien de verdad…
Por ahí andan unos abogados de mala fe sosteniendo que el voto en blanco vale, así no sea mayoría absoluta en la elección respectiva. No es cierto. El voto en blanco es un desperdicio, a menos que opere jurídicamente en la única circunstancia posible, que es “cuando, del total de votos válidos, los votos en blanco constituyen la mayoría”, como lo ha dicho la Corte Constitucional. Es una majadería la tesis de que si el segundo en votos resulta ser el voto en blanco, habrá que repetir las elecciones, y el que se lo crea se lo merece por ignorante.
Ni las elecciones se repetirán ni los blancos tendrán influencia alguna en los resultados, diferente de ser una estadística. Pero ‘Mister White’ se irá feliz para su casa, creyéndose un hermoso exponente del antiestablecimiento.
Entre tanto… El único voto en blanco que valdría la pena depositar en estas elecciones es el que serviría para que Colombia no envíe delegados al Parlamento Andino, una pesada e inútil carga del erario nacional.
* Votaré para Senado por Juan Mario Laserna y para Cámara por Telésforo Pedraza.
María Isabel Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: